archivo

19 de septiembre – Jorge Riechmann

  • 19 de septiembre: Jorge Riechmann, profesor de Filosofía Moral en la Universidad Autónoma de Madrid.

El choque de nuestras sociedades contra los límites naturales del planeta es la cuestión más importante para la humanidad del siglo XXI, así de rotundamente empieza Jorge la primera sesión.

Charla de Jorge Riechmann

Presentación de Jorge Riechmann a cargo de Oscar Carpintero, tras la que daría comienzo la primera charla del curso.

Por una parte nos enfrentamos a la crisis energética (la doble pinza del final de la era del petróleo barato y la desestabilización del clima del planeta), que está atenazando las posibilidades de vida humana decente sobre el planeta Tierra. Y por otra parte, la economía está cayendo en caída libre, después de que el capitalismo se quedara sin los mecanismos de la socialdemocracia, que conseguían equilibrar un poco su inestabilidad.

Hoy la socialdemocracia prácticamente no existe, en nuestro país apenas sobrevive en los sindicatos y en Izquierda Unida (y está resurgiendo esperanzadoramente en el movimiento 15M). Nos encontramos inmersos en esa “guerra de los ricos contra el mundo” que es el neoliberalismo.

En estos últimos años los estados han ido sustituyendo la financiación vía impuestos por la financiación basada en deuda, y este endeudamiento público ha puesto a los gobiernos en manos de los mercados de capital. A la deuda de los estados se ha sumado la  privada, mayor todavía, de forma que hemos entrado en una diabólica espiral que consiste en endeudarse para crecer y crecer para pagar las deudas.

1980 fue el año en que la humanidad superó la capacidad de la biosfera de sostenernos. En ese año, paradójicamente, una nueva oleada de gobernantes dio un giro conservador a los gobiernos mundiales más poderosos y los movimientos de solución de los problemas medioambientales que se empezaban a atisbar en los años 70 fueron frustrados.

“Lo que se nos viene encima es mucho con demasiado”, como decían en Cuba en los años que siguieron al colapso de la URSS. No se trata ya de evitar que la generación de los hijos viva peor que la de los padres: eso resulta inevitable; debemos buscar no el “vivir mejor” sino el “vivir con lo
suficiente”, a fin de evitar que entremos en una regresión civilizatoria que deje chiquitas las grandes crisis a las que la humanidad tuvo que hacer frente en el pasado.

No nos damos cuenta de la enorme velocidad a la cual se están sucediendo todos los cambios.  ¿El ser humano sería el cáncer de la biosfera? No. La economía capitalista –y particularmente el capitalismo financiarizado– es el cáncer de la biosfera .

Los colapsos no son sencillos, llevan aparejados grandes dosis de dolor, confusión, y turbulencias. La igualdad, la cooperación, el cuidado, son las tres virtudes que nos pueden ayudar a aminorar las consecuencias negativas de toda esta época turbulenta. De momento no vamos por ahí.


Documentación:

>> Vídeo y entrevista